MENÚ trends

El 5G y el futuro de las empresas 

Planeta Futuro

Por José Ignacio Díaz, analista senior de telecomunicaciones, IDC Chile

La pandemia de COVID-19 nos permitió ver cómo las comunicaciones móviles pueden impulsar el cambio en diferentes sectores, desde el comercio minorista hasta la salud y la educación. Y además, muchas personas descubrieron que pueden trabajar a distancia desde cualquier lugar que disponga de banda ancha fiable.

Incluso antes de la pandemia, la estructura del trabajo estaba cambiando hacia la llamada Gig Economy (economía colaborativa), un sistema de libre mercado en el que las organizaciones y los trabajadores independientes participan en acuerdos de trabajo a corto plazo. Ejemplos típicos son los conductores de Uber, los anfitriones de Airbnb, los vendedores de mercados online y otros trabajos cualificados o no.

Según el Foro Económico Mundial, se espera que la Gig Economy, o los trabajos freelance, duplique su tamaño para 2023 hasta alcanzar los 455.000 millones de dólares.

Según la Revisión de las Perspectivas de la Urbanización Mundial de 2018 de la ONU, alrededor del 68% de la población mundial vivirá en zonas urbanas en 2050, lo que añadirá 2.500 millones de personas más a nuestras ciudades en comparación con la actualidad. El 5G aportará un importante valor añadido a la economía mundial y proporcionará nuevos puestos de trabajo.

Beneficios del 5G

La principal ventaja del 5G respecto a las generaciones anteriores de tecnología móvil es su baja latencia, que abre todo un abanico de opciones para utilizar los sensores para retroalimentar los datos en tiempo casi real y acelerar la toma de decisiones.

En un contexto industrial, el análisis en tiempo real permite el mantenimiento predictivo y preventivo de máquinas, mejorando la disponibilidad del proceso. El aumento de la automatización y la robótica incrementará la seguridad de los trabajadores.

El 5G será uno de los principales impulsores de la economía circular que minimiza toda forma de residuos y será el estándar de facto en 2030. Los sensores 5G harán que todos los sectores de la economía sean más sostenibles, optimizando el uso de la energía y reduciendo las emisiones.

La tecnología 5G permite celebrar reuniones de trabajo virtuales desde cualquier lugar, lo que supone reducir la huella de carbono de los desplazamientos. Lo mismo ocurre con la educación y la salud, ya que las clases en línea por streaming de alta calidad y las citas médicas democratizan el acceso al que aún no cuentan muchos países en desarrollo.

Las empresas del futuro y el 5G

¿Qué impactos tendrá el 5G sobre la estructura de las organizaciones?

Los Chief Information Officers (CIOs) están asumiendo un rol más significativo en la toma de decisiones ejecutivas y buscarán formas de alinear las inversiones en tecnología con los objetivos corporativos. Según el informe IDC Latin America IT Investment Trends 2022, el 34% de los CIOs chilenos priorizará las inversiones para mejorar la experiencia del cliente en 2022. Esto significa tener mejor engagement, o interacción, con los clientes y ofrecerles un enfoque omnicanal para que puedan hablar con la marca y concretar las ventas utilizando la plataforma que elijan.

La empresa del futuro tiene que estar digitalizada en todos sus procesos de negocio y estar basada en la nube. El modelo de negocio as-a-service dará a las empresas la capacidad de escalar según la demanda, y la flexibilidad y agilidad para responder rápidamente a los cambios del mercado.

La velocidad será esencial y el 5G proporcionará la baja latencia necesaria para la computación de borde (edge computing) donde los datos pueden ser procesados cerca de donde se producen y ser analizados en tiempo real. Alrededor del 50% de empresas encuestadas por IDC dicen que un centro de datos descentralizado, similar al de Edge Computing, será esencial para el éxito.

Las redes 5G prepararán el camino hacia el metaverso, entornos donde los humanos interactúan e intercambian experiencias virtuales. Tecnologías como la 5G y la realidad aumentada y virtual pueden utilizarse para ofrecer experiencias inmersivas a los clientes, como probarse la ropa en línea antes de comprarla.

Entre los sectores que más rápido están adoptando el 5G se encuentran el de la minería, donde se están utilizando redes privadas para conectar sensores IoT e implementar la automatización para controlar la maquinaria a distancia y mejorar la seguridad de los trabajadores. También hay grandes expectativas para el retail y el comercio electrónico, pues un 64% de los chilenos afirma que el 5G transformará la forma de acceder a internet, un 55% menciona que revolucionará la forma de comprar y un 52,4% señala que cambiará la forma de pagar online.

Desafíos

Para garantizar el despliegue generalizado de las redes 5G será necesaria la colaboración de múltiples partes interesadas. La velocidad de despliegue de las redes 5G nacionales dependerá de cuánto estén dispuestos a invertir los gobiernos y de la rapidez con que subasten el espectro necesario.

Los operadores de telefonía móvil y de telecomunicaciones tendrán que estudiar los mejores modelos de negocio para ofrecer tanto a los clientes empresariales como a los consumidores medios. El mero hecho de ofrecer mayores velocidades puede no ser suficiente para animar a las empresas a pasarse al 5G.  Necesitan ver los casos de uso. Pero a medida que el ecosistema crezca, también lo hará el número de aplicaciones que tendrán sentido para el 5G.

El sector empresarial será el primero en adoptar la tecnología, sobre todo en los sectores de la manufactura, la salud, los servicios financieros, el comercio minorista, la energía, el entretenimiento y los medios de comunicación. Y con una regulación gubernamental favorable e incentivos a la inversión, el 5G transformará nuestras sociedades y economías más pronto que tarde.